Mas temas

Heroes de la Fe : William Tyndale - El Proscrito de Dios

William Tyndale traductor de la biblia al inglés, pienso que todos los cristianos deben ver este tipo de películas, para que comprendamos que muchas cosas que tenemos actualmente y que damos por hecho. Con una versión de la Biblia en nuestro lenguaje, a muchos cristianos antes de nosotros les ha costado mucho, e inclusive hasta sus vidas para que sea transmitido el mensaje de salvación.

La historia de William Tyndale y su labor de traducción 

de la Biblia al ingles, tiene cada ingrediente de una historia de 

suspenso – un rey, un cardinal, agentes secretos, un traidor y un fugitivo. 

William Tyndale vivió en los crueles días de Henry VIII, cuando los 
hombres eran quemados, atormentados y torturados por crímenes más 
pequeños que el de pasar de contrabando la Biblia en Inglaterra. 
Obligado a huir de su patria, continuó su trabajo de traducción de 
las Escrituras, mientras se movía de ciudad en ciudad en Alemania, 
Holanda y Bélgica, huyendo de los agentes que habían sido enviados 
de Inglaterra a arrestarlo. Su historia es una de pobreza, de peligro 
y de trabajo incesante 
El proscrito de Dios es una historia sobre política internacional, 
intrigas en la iglesia, traiciones a sangre fría, y falsa justicia 
que terminan en muertes criminales. Pero, también es la historia de 
la victoria de la fé y el triunfo espiritual sobre una de las más 
grandes fuerzas políticas y religiosas conocidas en el siglo dieciséis
La tarea es la traducción de la Biblia en Inglés, así como su publicación 
de sus compatriotas - los ingleses que vivían en un país donde la Biblia 
e incluso las oraciones en Inglés fueron proscritos por un duro y rígido 
establishment religioso. Hoy es conocido como "el padre de Inglés de la 
Biblia", y es reconocido como uno de los principales dirigentes de la 
Reforma Inglés. Pero el relato de cómo vivió y murió como "al margen de 
la ley de Dios" es una "resto de la historia", y es sobre todo un estímulo 
para el movimiento moderno pueblo de fe.



Con la tecnología de Blogger.